ELIJAMOS CON LA CABEZA

“ El tiempo avanza, la fecha se acerca y el TENIS ESPAÑOL sigue sin dar el paso adelante.”

 Esto no es bueno, es peligroso, pues tener que tomar una decisión de máxima importancia que deberá condicionar, marcar y dirigir el gran cambio que necesita y que debe producirse en el TENIS ESPAÑOL que,  no puede hacerse con precipitación y sin la calma necesaria.

 Como se puede deducir no es una simple decisión más; es una decisión cuyos efectos deben de tener un largo alcance. Este escenario todavía se complica más en la actual situación que está viviendo nuestro mundo y que ha trastornado y modificado muchos de nuestros intereses y condicionado también muchos de nuestros valores, alterando el orden de los mismos en nuestra vivencia personal.

Ello produce un cambio de prioridades que afecta a nuestro entorno vital. Aspectos vitales importantes pasan a carecer de esa característica y el interés es desplazado hacia prioridades más cercanas y urgentes. Pero volviendo al objetivo que nos ocupa, es evidente que el futuro presidente debe de tener unas características muy definidas, muy necesarias e insustituibles si ha de llevar a cabo el enorme cambio necesario.

Sin profundizar en la definición de todas las características que determinan el valor y la idoneidad del presidente, si que debemos referirnos a algunas que son consideradas imprescindibles: -Trabajador, luchador y emprendedor. -Resiliente, que no se rinde ni da marcha atrás ante las dificultades y problemas. -Sincero, leal y firme en su programa. -Conocimiento y amor por lo que significa el tenis e interés por lo que igualmente significa su posición. -Visión, imaginación, valentía e inteligencia en la toma de decisiones. -Ideas y capacidad de creación. -Comunicación asertiva.

En esta situación de hoy, el actual presidente parece ser , según se prevé, uno de los candidatos y confía en serlo de nuevo. Dicho esto debemos de preguntarnos, si responde al perfil y si posee las características que hemos enunciado anteriormente. Ante un nuevo candidato, no es fácil llegar a conclusiones certeras.

 Pero en este caso tenemos donde fijarnos. Una simple pregunta nos conducirá a la respuesta. ¿Cuál ha sido su aportación en estos cuatro años que ha estado al frente del TENIS ESPAÑOL?… Nada, absolutamente nada.

Pero sigamos buscando. El TENIS ESPAÑOL está en deuda con uno de los mejores presidentes que ha tenido. Presidente que responde a las características y perfil que hemos indicado anteriormente. Este presidente con una enorme capacidad de trabajo, tenacidad, lleno de ideas y de proyectos hizo que el TENIS ESPAÑOL despertara y se hiciera oír internacionalmente.

Con un magnifico programa que no pudo realizar completamente en sus cuatro años, dio un impulso al TENIS ESPAÑOL, que como he indicado anteriormente lo resucitó a nivel internacional y le dio un peso e importancia que ahora están totalmente perdidos. Y muchos os preguntareis: ¿Y por qué no siguió de presidente? Los que conocéis a fondo la interioridad de nuestro tenis sabéis la respuesta. Su perdida, significó un gran daño para el TENIS ESPAÑOL, solo hay que ver los presidentes que vinieron tras él. El año 2009, lamentablemente cambió todo. Una fecha que marcó un antes y un después.

Hasta la próxima.

LAVER

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: